SOLOMILLO DE VACA SELECCIÓN - PIEZA 1 KG. APROX. -

  • En oferta
  • €25,95
  • Precio habitual €28,30
Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.


Descripción

El solomillo es un músculo situado en la zona lumbar de la vaca o parte interna del lomo bajo, está protegido y pegado a las costillas por dentro, motivo por el cual antes de obtener esta pieza se debe hacer de la canal, la pistola, y a partir de ahí “despalmar” o “bajar” el lomo para obetener la pieza, es un proceso laborioso, ya que luego hay que ir con cuidado para no destrozar el solomillo al separarlo de la parte interna de las costillas. Se trata de una carne muy tierna, jugosa y magra, en el caso del solomillo de vaca, su sabor es más intenso debido a la edad del animal. Por todo esto es un corte muy apreciado por los consumidores. Este corte, sólo se puede sacar de algunos animales como la vaca, el buey o el cerdo, ya que en otras especies el músculo lumbar no es lo suficientemente grande y no se puede separar.

PROPIEDADES PRINCIPARES PARA CONSUMIRME...

La carne es un alimento que debe estar presente en una dieta equilibrada y variada pero siempre con moderación y sabiendo qué tipo de carne elegir. Las propiedades de la carne de ternera y los beneficios que aporta a nuestra salud hacen que esté considerada como una carne saludable, de hecho, los expertos recomiendan su consumo hasta una vez por semana.

La principal característica nutricional de la carne de ternera es su alto contenido en aminoácidos esenciales, es decir, aquellos aminoácidos que el organismo no es capaz de sintetizar y solo consigue a través de la alimentación. Podemos decir, por tanto, que las proteínas de la carne de ternera son de un alto valor biológico.

La cantidad de grasa que puede contener la carne de ternera es lo que a veces más preocupa, pero debemos tener en cuenta que el 50% de la grasa que contiene son ácidos grasos monoinsaturados (oleico) o poliinsaturados (linoleico w6), mientras que solo el otro 50% restante es grasa saturada. Además, todo dependerá de la pieza de ternera que elijamos. Las partes más grasas de la ternera (chuletón, costillar) mientras que las partes más magras (solomillo, cadera, morcillo, etc.) no superan el 10% de contenido graso, incluso podemos hablar de partes extra magras con tan solo un 5% de grasa.

La carne de ternera aporta sobre todo vitaminas del grupo B (B1, B3, B6, B12). De hecho, la vitamina B12 solo se encuentra en las proteínas de origen animal. Posee también vitamina A en forma de retinol, que es una vitamina liposoluble (solo se disuelve en grasa) y es muy importante para el mantenimiento de la retina, el desarrollo óseo y el mantenimiento de las células epiteliales.

La carne de ternera puede presumir también de ser rica en zinc, un mineral que interviene en diferentes áreas del organismo: ayuda en el buen funcionamiento prostático y el correcto desarrollo de los órganos reproductores; previene el acné; es un buen protector hepático; ayuda a mantener el tejido óseo y protege el sistema inmunitario. Este mineral, que juega un papel tan importante en la salud, está también presente en otros alimentos como las ostras, las aves de corral, algunos pescados, las habas y las nueces.

Por su parte, el hierro es otro de los minerales que destaca en la carne de ternera. Un hierro que además es hemo, como el de todos los alimentos de origen animal, lo que significa que se absorbe mejor. Por el contrario, el hierro del reino vegetal (espinacas, lentejas...) es no hemo y, por tanto, tiene menor absorción y disponibilidad. Esto convierte al hierro de la carne de ternera en una fuente fundamental para las personas con anemia o aquellas que son susceptibles de padecerla. Es el caso de las mujeres entre 12 y 30 años y, sobre todo, en la etapa de las primeras pérdidas menstruales.

Formas de cocinado recomendadas:

  • sarten
  • guiso
  • horno
  • parrilla
  • plancha